Nuestro mundo nunca ha sido heterogéneo, somos plurales, diversos y únicos, de ahí que nuestra cultura también lo sea. De hecho, me atrevería a decir que de un pueblo a otro, e incluso de una barriada a otra dentro de