El cambio cultural, un problema de muchas personas al llegar a España

El cambio cultural, un problema de muchas personas al llegar a España

Cambiar de país es sinónimo de cambiar de vida por completo. Cambiamos de amigos, de trabajo, pasamos a estar alejados de nuestras familias, cambiamos incluso de moneda o de franja horaria. Todo en este tipo de casos es nuevo para nosotros y, aunque eso suele ser un reto muy bonito para muchas personas, está claro que también implica una serie de consecuencias para otros. Consecuencias que pueden ir más allá de lo meramente físico y tangible y que pueden encontrarse mucho más en el aspecto psicológico.
El mobiliario, una de las características propias de nuestro país

El mobiliario, una de las características propias de nuestro país

Una de las cosas que más caracterizan a un país es el conjunto de los productos o de los servicios que es capaz de proporcionar. Buena parte de estos productos o servicios marcan la diferencia entre las diferentes naciones, su cultura, su manera de trabajar, sus creencias o sus tradiciones. Nada puede hacer más característico a un lugar que el tipo de cosas con las que hace comercio y negocio. Así ha sido a lo largo de la Historia y así seguirá siendo por mucho que pasen los años y cambien los tiempos. Hay cosas que no se modifican por nada y esta es un claro ejemplo de ello.
La cultura y el turismo, de la mano

La cultura y el turismo, de la mano

Nuestro país es una auténtica potencia en lo que se refiere a turismo. El clima en el que estamos inmersos, unido a la enorme tradición cultural que encierran ciudades como Barcelona, Madrid, Córdoba, Granada, Bilbao... y nuestra historia son algunos de nuestros reclamos más preciados. A nadie le cabe la menor duda de que España es uno de los países que componen el 'Top 3' en lo que a número de visitantes extranjeros se refiere. Y eso es algo que demuestran los datos y el volumen de negocio del sector turístico a día de hoy.
Vino, un producto que nos hace diferentes

Vino, un producto que nos hace diferentes

España es un país realmente único en lo que respecta a una buena nómina de factores. Las condiciones climatológicas en las que se encuentra ubicado tienen una incidencia bastante importante en la cantidad, la calidad y el tipo de los productos alimentarios que nacen en el interior de esas fronteras. Incluso, es bastante habitual el comentario de que las condiciones climáticas juegan un papel bastante grande en el carácter abierto, campechano y solidario de nuestra gente. Lo cierto es que no cabe duda de que somos culturalmente únicos.
La ropa interior, una manera de comprender la mentalidad y la cultura de una mujer

La ropa interior, una manera de comprender la mentalidad y la cultura de una mujer

Es probable que haya personas que se pregunten qué tipo de relación existe entre un elemento como la cultura con la ropa interior. La verdad es que, sobre el papel, no parece fácil establecer una relación de cualquier tipo entre ambas. Pero la realidad es precisamente la contraria. La ropa interior también es un reflejo acerca de cómo es la cultura de una determinada sociedad y nos da pistas acerca de la mentalidad que tiene la gente (y ojo, no solo las mujeres) de una sociedad. Así de simple y de curioso.
España, un país cuya diversidad cultural se manifiesta en la Ley

España, un país cuya diversidad cultural se manifiesta en la Ley

España es un Estado que tiene unas cualidades específicas de las que no dispone ningún otro país de la Unión Europea y nos atreveríamos a decir del mundo también. Nuestro país es sumamente peculiar, habiéndose transformado de un modo brutal en apenas unas cuantas décadas y haciendo posible que su caso sea digno de estudio por parte de varios de los profesionales de la ciencia política más prestigiosos del mundo. Si hay un país que es único en el mundo, bien podríamos decir que ese es España.
Diversidad cultural, un valor de precio incalculable

Diversidad cultural, un valor de precio incalculable

Uno de los más grandes valores que están asociados al ser humano es el valor de la cultura que va inherente a él. Si algo diferencia a ese ser humano del resto de especies que pueblan la Tierra, eso es precisamente todo lo que está relacionado con su capacidad para adquirir ideas, retenerlas en su mente y respetarlas tanto si son compartidas como si no. La cultura es el arma más poderosa para que todas las personas que formamos parte de la Tierra adquiramos la felicidad y vivamos una vida provechosa y, ante todo, alegre.
La cultura española, motivo de reclamo turístico

La cultura española, motivo de reclamo turístico

España es un país culturalmente único. La variedad de sus paisajes, de sus lenguas, de sus ciudades y de las costumbres de sus gentes hace que este país sea uno de los destinos preferidos por millones y millones de turistas que buscan en el interior de nuestras fronteras una variedad cultural a la que quizá no se tiene acceso en sus países de procedencia. España tiene un poderío natural en materia cultural desde hace muchos años y con el paso del tiempo ese poderío y nuestro patrimonio va calando en turistas que acuden a la llamada española desde un número muy amplio de países.
Los ancianos, un tesoro para nuestra sociedad

Los ancianos, un tesoro para nuestra sociedad

Normalmente, tendemos a pensar que la cultura es un factor que viene asociado a cada persona en función del lugar en el que reside o en el que ha nacido. Y no es para menos, porque está claro que una persona nacida en Senegal no tiene nada que ver en lo que a su educación, religión y posición social se refiere. Ni siquiera dos personas que viven en barrios situados geográficamente muy próximo tienen una cultura idéntica. Tenemos una tendencia a olvidar que dos personas que tienen una edad diferente tienen una cultura radicalmente diferente a pesar de que hayan nacido en el mismo lugar o a pesar de que sean padres e hijos.
Leer, el modo infalible de desarrollarnos como personas

Leer, el modo infalible de desarrollarnos como personas

No hay cosa que culturice más a un ser humano que leer. La cantidad de historias, aprendizajes, experiencias y demás cuestiones que pueden ser absorbidas gracias a la lectura son de tal envergadura que la diferencia entre practicarla y no se convierte en la principal diferencia entre una persona que realmente es culta y otra que no. Es así de simple. El nivel cultural de una persona se mide en muchas ocasiones por el volumen de páginas que ha leído a lo largo de su vida y es una de las principales varas de medir para adquirir una vida provechosa y, cómo no, un trabajo.