Dime de qué te disfrazas y te diré quién eres

Dime de qué te disfrazas y te diré quién eres

El hecho de disfrazarnos, usando como excusa las fechas claves a lo largo del año, en realidad es un reflejo de nuestra necesidad de escapar de las normas sociales, ser quienes nos sentimos realmente o es un motivo para resaltar aquello que nos gustaría resaltar más de nuestro día a día. Tal fácil como elegir quién vas a ser durante, al menos, unas horas. Puede que precisamente por eso nos guste disfrazarnos desde niños, porque nuestro atuendo refleja cómo podemos sentirnos sin las limitaciones diarias. Así que, aunque pensemos que la elección es un acto aleatorio e inocente, existen explicaciones psicológicas que pueden ayudarnos a entender por qué nos gusta tanto, o no, disfrazarnos también en la edad adulta.