AVOE para todos

AVOE para todos

El aceite siempre ha formado parte de la cultura española, siempre ha estado ahí ¿verdad? Pues me temo que no, puede que España sea ahora uno de los principales países productores de aceite de oliva virgen extra, o como gusta llamarlo ahora, AVOE, pero no fuimos los primeros en producirlo, ni de lejos. El origen de la producción de aceite de oliva hay que buscarlo más al sur, en Egipto, y allá por el 4.000 a.C.

En la zona de Creciente Fértil, que va desde los ríos Tigris y Éufrates hasta el Nilo, se han hallado restos de molinos de aceite y se sospecha que las primeras plantaciones se realización en el área que va desde Siria hasta Canaán incluso antes que las plantaciones egipcias.

El cómo llegó el olivo hasta nuestro país, y otros países de la cuenca mediterránea, es bastante obvio. Pensemos en las conquistas egipcias, persas, griegas, romanas… y, por supuesto, en el comercio y en las rutas que se establecieron a través de, prácticamente, toda Europa.

El aceite se ha usado para muchísimas finalidades, desde el uso cosmético que Egipto ya le daba hacia el año 2.000 a. C. hasta el uros más tradicional como aderezo de alimentos y para freír carnes o pescados y si ahora es tan importante es porque se ha ido demostrando, gracias a la ciencia y a ciertas investigaciones, que los beneficios que ya pensaban nuestros antecesores que les traía el aceite de oliva son mucho más que habladurías o creencias antiguas. De hecho, los beneficios que nos aporta el aceite de oliva virgen extra son tantos que, si no estuvieran demostrados, muchos de nosotros pensaríamos que son cuentos de abuela o incluso una poción mágica.

Beneficios del Aceite de Oliva

  • Previene las enfermedades cardiovasculares: los ácidos grasos presentes en el aceite de oliva virgen, especialmente el ácido oleico, contribuyen a reducir los niveles de colesterol LDL (colesterol malo), mientras que aumentan los de colesterol HDL, o colesterol bueno, incrementan la vasodilatación arterial, mejorando la circulación sanguínea y disminuyendo la presión arterial.
  • Favorece la función digestiva y reduce la secreción ácida gástrica, protegiendo frente a las enfermedades gastrointestinales.
  • Ayuda a combatir el estreñimiento, por tener un suave efecto laxante, y mejora la absorción intestinal de los nutrientes.
  • Disminuye la incidencia de complicaciones en los pacientes con diabetes mellitus tipo II. Un elevado consumo de grasa saturada conduce a sobrepeso y obesidad, importantes factores de riesgo para la aparición y empeoramiento de esta enfermedad, por eso las recomendaciones nutricionales para personas con diabetes tipo II, aunque individualizadas según las características del paciente, suelen incluir la dieta mediterránea y el consumo de ácidos grasos monoinsaturados, sobre todo ácido oleico.
  • Contribuye a una correcta mineralización de los huesos, y a su desarrollo. Es, pues, muy importante, que esté presente en la dieta de los niños durante el crecimiento, y también en la edad adulta para limitar la pérdida de calcio que se produce durante el envejecimiento, y que puede desembocar en patologías como la osteoporosis.
  • Desempeña un papel protector frente al estrés oxidativo celular por su elevado contenido en antioxidantes fenólicos, como la vitamina E.
  • Aumenta la longevidad, al reducir las muertes por enfermedades cardiovasculares y cáncer. Los resultados obtenidos en diversos estudios científicos han demostrado una menor incidencia de varios tipos de cáncer en países mediterráneos (los principales consumidores de aceite de oliva) en comparación con países del Norte de Europa y Estados Unidos. Es lo que ocurre, por ejemplo, con el cáncer de mama, relacionado con el consumo de grasa saturada de origen animal.

Y todo eso si se ingiere, pero como bien sabemos, y tal y como nos han explicado en el Centro de Olivar y Aceite de Jaén, el AVOE puede tener otros usos cosméticos:

  • Rejuvenecedor de la dermis. Debido a su alto contenido en vitamina E, el aceite de oliva actúa como un poderoso antioxidante natural, aportando elasticidad e hidratación a la piel de cara y cuerpo.
  • Cicatrizante y reparador. Sus propiedades regeneradoras ayudan a reducir y suavizar las marcas cutáneas, como estrías, cicatrices o marcas de la piel y es apto para pieles atópicas, al no contener químicos. Según sostienen Científicos del Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB) Virgen de la Arrixaca, el ácido oleanólico –que se obtiene de la hoja del olivo- desencadena la activación de rutas moleculares, esenciales para activar rutas moleculares importantes para acelerar el cierre de las heridas.
  • Hidratante capilar. El aceite de oliva es rico en tocoferol, ácidos grasos monoinsaturados y minerales esenciales que le convierten en un extraordinario hidratante para el cabello seco o dañado, devolviendo la salud y el brillo al pelo. También puede ser utilizado para fortalecer las puntas abiertas y disminuir el encrespamiento en melenas rizadas.
  • Fortalecedor de las uñas. Este mismo trabajo asegura que para tener unas manos cuidadas y saludables puede conseguirse también aplicando aceite de oliva en la zona, lo que ayudará a fortalecer y dar brillo a las uñas.
  • Desmaquillador. Otro de los usos del aceite de oliva es como desmaquillante de ojos, con el valor añadido de que no solo limpia la piel, sino que reduce las líneas de expresión y las ojeras y fortalece las pestañas.

¡Cuántos usos y beneficios puede aportarnos el aceite de oliva! ¿Verdad? Pues aunque no os lo creáis, aún hay más:

  • Usos medicinales: se utiliza para preparar bálsamos, ungüentos, emplastes, linimentos y cataplasmas para quemaduras, durezas de la piel, otitis, torceduras y luxaciones.
  • Usos religiosos: en algunos países se derrama aceite en altares para solicitar a los dioses la fecundidad. En Grecia, el olivo era uno de los árboles más venerados. Los egipcios uncían a sus muertos con aceite y otras especias, etc.
  • Usos industriales: el aceite se utiliza en la producción y elaboración de jabones de alta calidad.
  • La lucha Yagli Güres: un deporte turco en el que los participantes se embadurnan de aceite de oliva para asegurar que resbalan entre las manos de su oponente.

¿Y además de España quiénes son principales productores de aceite de oliva? Pues aunque hay más, por supuesto, los principales productores son España, Italia y Grecia. Otros países de la cuenca del Mediterráneo como Marruecos también lo cultivan y solo un 3% de la producción total se da en países ajenos a la cuenca Mediterránea.

Un lujo al alcance de todos

Puede que sea por su sabor, o puede que venga de la mano de sus grandes beneficios, pero sea como sea, el AVOE es hoy por hoy un bien muy preciado para todo el mundo. En España, aunque lógicamente hablamos de diversas calidades, podríamos decir que prácticamente todos tenemos acceso al aceite de oliva, que no al aceite de oliva virgen extra, porque hay que matizar que ni el sabor ni los beneficios son los mismos.

Pero para no irnos a hablar de grandes firmas y botellas gourmet de alto standing vamos a dejar una cosa clara de cara a la compra familiar de supermercado, el aceite bueno, el que va a beneficiar a nuestra salud y va a dar el mejor sabor a nuestros platos, es el aceite de oliva virgen extraído por procedimientos mecánicos, y por supuesto el aceite de oliva virgen extra. El resto de aceites que podamos encontrar en grandes superficies puede que sean aptos para consumo humano, aptos para cocinar y aptos para muchos menesteres, pero no son, ni serán jamás, AVOE.

En España existen 32 Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) de aceite de oliva virgen extra, cada una de ellas regida por sus propios estatutos, cuidando la calidad de los aceites por ellas producidos y marcando pautas de cultivo, de recogida, de elaboración, de embotellado y de etiquetado. Todas ellas están comprometidas con la calidad final del producto, a través de rigurosos controles de calidad. De esas 32 DOP solo 24 se encuentran reconocidas por la Unión Europea aunque el resto están en trámite.

Gracias a ser un país productor podemos cocinar con aceite de oliva en casi todas las casas españolas, podemos aderezar nuestras ensaladas y podemos incluso usarlo para otros menesteres como el gran truco de la abuela para retirar chicles pegados en el pelo de las nietas con un poco de aceite y muchísima paciencia.  Sin embargo, hay otros países que no tienen ese lujo. En Inglaterra o en Estados Unidos, quienes cocinan con aceite de oliva suelen ser personas con un alto poder adquisitivo o, por lo menos, con una economía bastante holgada, el resto de la población suele freír sus carnes y pescados con mantequilla, lo que les aporta muchísimas más grasas saturadas que el aceite y además suele cambiar el sabor de los alimentos. Así que, aunque no todos podamos comprar ciertas exquisiteces del AVOE sí que podemos tener una botella de aceite de oliva virgen en casa, en la mayoría de los casos.

Ahora hay cierta tendencia que anima a quienes quieren adelgazar a eliminar el AVOE de su dieta, algo que se ha demostrado es contraproducente ya que utilizado sin excesos ayuda al cuerpo a obtener las grasas saludables que necesita evitando así que tengamos la necesidad de comer ciertos productos mucho menos sanos y con un aporte calórico mucho mayor.

Deja una respuesta