Vivir de alquiler contado en primera persona

Vivir de alquiler contado en primera persona

Independizarse supone para muchos jóvenes el primer paso importante en su vida por varios motivos, pues la independencia económica adquirida permite solventar el problema de pagar un alquiler o hipoteca. Aunque precisamente, por los requisitos que piden los bancos para aceptar una hipoteca, así como los cambios en el pensamiento social, hacen que las hipotecas sean poco frecuentes. Pensemos que hemos salido de una crisis en la que los jóvenes que actualmente se están independizando, han visto en las noticias día si o día también durante muchos años historias de gente que ha perdido su piso y todo lo que tenía porque no podía pagar la hipoteca. Al fin y al cabo, los jóvenes, aunque ingenuos no son tontos, y no todos cometen los errores de sus mayores.
Leer, el modo infalible de desarrollarnos como personas

Leer, el modo infalible de desarrollarnos como personas

No hay cosa que culturice más a un ser humano que leer. La cantidad de historias, aprendizajes, experiencias y demás cuestiones que pueden ser absorbidas gracias a la lectura son de tal envergadura que la diferencia entre practicarla y no se convierte en la principal diferencia entre una persona que realmente es culta y otra que no. Es así de simple. El nivel cultural de una persona se mide en muchas ocasiones por el volumen de páginas que ha leído a lo largo de su vida y es una de las principales varas de medir para adquirir una vida provechosa y, cómo no, un trabajo.

Nuestro mundo nunca ha sido heterogéneo, somos plurales, diversos y únicos, de ahí que nuestra cultura también lo sea. De hecho, me atrevería a decir que de un pueblo a otro, e incluso de una barriada a otra dentro de