Cómo influye la alimentación en la salud bucal

Cómo influye la alimentación en la salud bucal

Lo que se ingiere tiene una influencia de lo más importante sobre nuestra salud, tanto a nivel positivo como en lo negativo, cuando se cuida la alimentación, por ende también lo que hacemos es cuidar de nuestra salud, más concretamente de la de la boca. Como nos comentan desde Clínica Dental Plaza Prosperidad, lo que comemos pasa primero por la boca y los dientes son los primeros que terminan por recibir estos alimentos, lo que hace que se vean expuestos a toda clase de problemas, como puede ser la erosión a nivel dental o la temida caries.

Si queremos prevenir estos y otros problemas bucodentales se quiere llevar una alimentación sana y equilibrada que evite el abuso de los dulces y demás bebidas azucaradas, además del alcohol o el tabaco.

De esta forma se previenen enfermedades y se logran beneficios no solo para la salud de la boca, también para la propia salud de nuestro cuerpo.

Hay alimentos que tienen bastantes beneficios para la salud de la boca, caso de la leche, el queso, las frutas o las verduras que son ricas en fibra, lo mismo podemos decir del té verde y de otros alimentos que son realmente ricos en minerales y vitaminas.

Las proteínas de la leche son magníficas para que se formen unos dientes saludables y que aparezca la caries. Igualmente son importante el calcio, la vitamina D y el flúor, pues ayudan a que las piezas dentales se encuentren fuertes.

La sensatez es básica y de gran ayuda

Algo importante y que debemos tener en cuenta es el evitar estar picando entre horas, puesto que cuando lo hacemos lo único que hacemos es ayudar a que proliferen las bacterias. Cuando se alimenta uno adecuadamente con la cantidad óptima y se limita el azúcar únicamente alas comidas, no vamos a necesitar estar picando, además de poder cuidar mejor la salud bucal, se evitan otros temas como el aumento de peso.

Hay grupos poblacionales que deben atender de forma importante a su propia alimentación, caso de las mujeres que están embarazadas, o las personas que están con ortodoncia o sufrieron cirugía bucal no hace mucho tiempo. En estos casos, es el médico especialista y su dentista, lo que tienen que encargarse de decirles las pautas que deben seguir más acertadas.

Todo esto debemos decir que es necesario sumarlo a una buena higiene a nivel bucodental, lo que va a permitir que se produzca una combinación de lo más acertada para cuando queramos mantener un óptimo estado de nuestra propia salud bucal.

El caso es que mucha gente no sabe en qué consiste realmente, por lo que os lo aclaramos rápidamente. Básicamente hablamos de que, además de un buen cepillado después de cada comida, hay que servirse de otra serie de elementos de gran utilidad como la seda dental, colutorios , cepillos de carácter interproximal, irrigadores bucales o limpiadores linguales, sin olvidarnos de que suele ser necesario visitar al dentista cada seis meses como mínimo.

Creemos que parece haber quedado clara la relación existente entre nuestra alimentación y la salud de la boca. Lo cierto es que no es casualidad que la gente que vemos muchas veces con peor estado físico suele tener la boca en bastante mal estado.

Todo ello se puede detener con una dieta mucho más sana y donde el ejercicio y la disciplina en las comidas nos permitan que poco a poco vayamos recuperando los hábitos adecuados o incluso implementarlos por vez primera en el caso de que no les siguiésemos.

Siempre estamos a tiempo de cambiar y en el terreno de la salud bucal, afortunadamente, existen muchas alternativas para incluso aunque nuestra boca no esté en el mejor de los estados, podemos mejorarla e ir solucionando progresivamente los problemas.

Seguir el consejo de los profesionales de la salud es importante

Es importante seguir los consejos de nuestros dentistas o nutricionistas, pues son ellos los que pueden guiarnos. A veces uno puede querer dar un cambio drástico, pero cuando se hace sin orientación, lo más seguro es que termine uno empeorando la situación, como sucede en las dietas que se toman por cuenta propia y terminan con el denominado efecto rebote que hacen que incluso se termine ganando peso.

Por todo ello, es importante cumplir lo máximo posible con las directrices que nos dan los profesionales de la salud, pues son ellos los que realmente tienen más conocimiento y pueden ayudarnos a que nuestra calidad de vida sea realmente mejor y podamos vivir más años de la mejor de las maneras.

Así que ya  sabéis, es cuestión de ser consecuentes con nuestros actos y seguro que la salud de nuestra boca y organismo mejorarán.

Deja una respuesta