La joyería y la actualidad

La joyería y la actualidad

Las joyas consisten en pequeños artículos decorativos que se usan para adornos personales, como broches, anillos, collares, aretes, colgantes, pulseras y gemelos, entre muchas otras piezas; y que se pueden adherir al cuerpo o la ropa.

Desde una perspectiva occidental, el término se limita solo a adornos duraderos, excluyendo las flores, por ejemplo; y durante muchos siglos, el metal, a menudo combinado con piedras preciosas, ha sido el material característico para la elaboración de la joyería, aunque bien sabemos que se pueden usar otros materiales como conchas y hasta vegetales.

Las formas básicas de joyería varían entre culturas, pero a menudo son extremadamente duraderas; Por ejemplo, en las culturas europeas, las formas más comunes de joyería han persistido desde la antigüedad, mientras que otras formas, como los adornos para la nariz o el tobillo, importantes en otras culturas, son mucho menos comunes en esta.

La joya como símbolo

Como dijimos, la joya ha acompañado al hombre desde el principio de los tiempos, utilizada como objeto ornamental y decorativo, con el fin de embellecer la presencia física del portador.

Pero, más allá de eso,  estas también han llevado consigo un mensaje, un significado, no solo cumpliendo la función ornamental de la que hablamos, sino también, una función comunicacional.

Así, estas llevan mensajes que han sido configurados por quienes las crean y a la vez mensajes que son fruto de quienes las interpretan. Las joyas están llenas de intenciones, de mensajes que se transmiten y hacen parte del sentir y de la cultura de los pueblos.

Todo esto sin hablar del gran significado que pueden llegar a tener para cada persona en particular: jerarquía, poder, amor, protección…

“La joyería siempre se ha usado para comunicarse con los demás” Siemelink, 2008

La joyería a través de la historia

Para entender lo que significa la joyería en la actualidad, tenemos que conocer un poco su historia a través de los años; y es que la historia de la joyería surge a la par con la del ser humano.

Desde la era paleolítica, el hombre ya adornaba su figura con diferentes materiales con la
intención de diferenciarse de sus semejantes, por lo que a medida que las épocas iban evolucionando, la joyería iba evolucionando con ellas, para ajustarse a las nuevas creencias, al sentir del ser humano y a su cambiante entorno social.

Los diferentes materiales que intervienen en la joyería

Las joyas pueden estar hechas de una amplia gama de materiales. Nuestros amigos de Coseta, especialistas en joyería online de plata 925, nos comentan que los más utilizados desde siempre han sido las piedras preciosas y materiales similares como el ámbar y el coral, los metales preciosos, las cuentas y las conchas se han utilizado ampliamente, y el esmalte, por mencionar algunos.

El movimiento de «la joyería como arte» fue encabezado por artesanos como Robert Lee Morris y continuó por diseñadores como Gill Forsbrook en el Reino Unido. La influencia de otras formas culturales también es evidente. Un ejemplo de esto es la joyería de estilo bling-bling, popularizada por los artistas de hip-hop y rap a principios del siglo XXI, p. parrillas, un tipo de joyería que se usa sobre los dientes. A finales del siglo XX se combinó el diseño europeo con técnicas orientales como Mokume-gane.

Las siguientes son innovaciones en las décadas que se extendieron a lo largo del año 2000: «Mokume-gane, conformación hidráulica de matrices, levantamiento anticlástico, plegado, anodizado de metal reactivo, moldes, PMC, fotograbado y CAD / CAM».

Y así fue evolucionando hasta que hoy en día está directamente relacionada con tecnología de punta como las técnicas de impresión 3D.

La joyería según cada cultura

En la mayoría de las culturas, la joyería puede entenderse como un símbolo de estado, por sus propiedades materiales, sus patrones o por símbolos significativos. Las joyas se han hecho para adornar casi todas las partes del cuerpo, desde las horquillas hasta los anillos de los pies, e incluso las joyas genitales. Así, los patrones de uso de joyas entre los sexos, y por niños y personas mayores pueden variar mucho entre culturas, aunque las mujeres adultas han sido las usuarias más asiduas no importa la época o la cultura del mundo. De hecho, en la cultura europea moderna, la cantidad de joyas que usan los hombres adultos es relativamente baja en comparación con otras culturas y otros períodos en la cultura europea.

En cuanto a los países en donde más se consume esta industria, podemos mencionar a los recogidos por el estudio de KPMG. Según este, el mercado de joyería más grande es Estados Unidos con una participación de mercado del 30.8%, mientras que Japón, India, China y Medio Oriente, siguen cada uno con 8-9%, e Italia con 5%.

Sin embargo, mientras Estados Unidos ha ido cayendo con el tiempo a alrededor del 25%, China e India han ido aumentando las suyas a más del 13%.

Por su parte, el Medio Oriente se mantiene más o menos constante al 9%, mientras que la cuota de mercado de para los países europeos más grandes, Italia y el Reino Unido se reduce en menos del 4%.

La joyería en la actualidad

La mayoría de las joyas comerciales modernas continúan manteniendo las formas y estilos tradicionales, pero conceptos más amplios gracias al trabajo de diseñadores como Georg Jensen. Además que también han ido surgiendo nuevos materiales, como plásticos, arcilla de metales preciosos y técnicas de coloración, llevando a una mayor variedad de estilos.

Otros avances han sido el desarrollo de una mejor cosecha de perlas por parte de personas como Mikimoto Kōkichi y el desarrollo de piedras preciosas artificiales de mejor calidad como la moissanite, que han logrado colocar las joyas al alcance económico de un segmento mucho más grande de la población.

Pero, quizá el avance más relevante ha sido la inclusión de la impresión 3D como técnica de producción. Así, con una gran variedad de servicios que ofrecen este método de producción, el diseño de joyas se vuelve accesible para un número creciente de creativos.

Una de las ventajas más importantes de esta técnica son los costos relativamente bajos para prototipos, series de lotes pequeños o diseños únicos y personalizados. Además, las formas que son difíciles o imposibles de crear a mano ahora se pueden realizar mediante impresión 3D.

Por otro lado, la joyería artesanal no desaparece y continúa creciendo como un pasatiempo y una profesión. De hecho, según las 17 publicaciones periódicas de los Estados Unidos sobre abalorios, recursos, accesibilidad y un bajo costo inicial de entrada, la producción de adornos hechos a mano continúa en expansión.

Algunos buenos ejemplos de joyería artesanal se pueden ver en el Museo Metropolitano de Arte de la ciudad de Nueva York. Mientras, el aumento en el número de estudiantes que eligen estudiar diseño y producción de joyas en Australia ha crecido en los últimos 20 años, por lo que ahora tiene una próspera comunidad de joyería contemporánea. Lo interesante es que muchos de estos joyeros han adoptado materiales y técnicas modernas, sin dejar de lado la mano de obra tradicional, revolucionando bastante este rubro.

Los diseñadores y escritores de moda, por su parte, se han referido al uso más extenso del metal para adornar al usuario, donde la pieza es más grande y más elaborada de lo que normalmente se consideraría joyería, como alta costura del metal.

Ahora, gracias a estos nuevos métodos de trabajo, en la actualidad, el comercio de la joyería pueda llegar a mucha más gente, de modo que personas de muy diferente escala social puedan tener acceso a las joyas más espectaculares.

También, con el nacimiento de las joyerías online, la facilidad con la que se puede adquirir una joya ha aumentado, en especial gracias a las muchas ofertas a las que se pueden acceder debido a la disminución de costes que tienen las joyerías online y que es muy difícil encontrar en las tiendas físicas.

Así, todo tipo de joyas: aderezos, anillos o sortijas, cruces, collares, broches, colgantes, pulseras, brazaletes, gargantillas, gemelos, chapas de identidad, medallas, pendientes, con todo tipo de piedras preciosas o semipreciosas, diamantes, rubíes, zafiros, esmeraldas, granates, amatistas, aguamarinas, topacios, etc. y engarzados en los más bellos metales preciosos oro, plata y platino con los más variados y bellos diseños de joyas, todo se comercializa hoy al alcance del consumidor medio.

Por último, todavía hoy las joyas mantienen cierto simbolismo aunque se vea como más anecdótico, a todos nos gusta llevar la piedra de nuestro mes de nacimiento o aquella que nos dicen trae suerte. Seguimos obsequiando al bebé con la medalla protectora o con el hyga que evitará el “mal de ojo”, las arras, las alianzas, la sortija de pedida de mano, etc.

Lo que si ha cambiado mucho  es que estas joyas ya no son solo un artículo para el consumidor de la clase pudiente, sino que gracias a las facilidades de producción y distribución que los avances tecnológicos han supuesto para la industria y la bajada de precios por parte de los pequeños distribuidores y las tiendas online, la han convertido en un  gusto para todo público.

Deja una respuesta