Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Los chinos consumen al año 1.86 millones de botellas de vino

El vino es una de las bebidas más populares en todo el mundo. Varios estudios han comprobado que la población que opta por esta bebida tiene una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, diabetes, obesidad, enfermedades neurodegenerativas, etc.

En varios países de Europa es muy popular el vino caliente que se conoce como glögg. Esta bebida de origen nórdico se hace con vino tinto y se le suele añadir pimienta, canela, anís, clavo y nuez moscada. Aunque también se le puede añadir cítricos, lo más común es la naranja.

Todos los países con climas fríos en invierno beben este vino caliente y se suele consumir mayoritariamente durante el Adviento y hasta terminar las fiestas navideñas.

Los países que optan por esta bebida son Polonia, Dinamarca, Alemania, Austria, República Checa, Rumanía, Suiza, Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo.

Un dato muy curioso es que China también apuesta por el vino, pero no caliente, ya que consume al año 1.86 millones de botellas de vino. ¡Los chinos comenzaron a producir el vino hace más de 4.600 años!

Los expertos explican que este país es el primer mercado mundial de vino tinto. Además, el 40% del alcohol mundial se consume en China.

Casi la mitad del vino se consume en hoteles y restaurantes. En la actualidad existen los “club de vinos”, donde los hombres de negocio se reúnen para hacer catas.

Los chinos prefieren el vino tinto por su color, ya que el rojo es un color muy positivo en la cultura china y es sinónimo de riqueza, poder y suerte. Sin embargo, el vino blanco no tiene tanta popularidad, porque el blanco simboliza la muerte.

El primer vino que llegó fue el Burdeos. En los restaurantes de alto nivel, es habitual pedir varias botellas de diferentes vinos, incluso, en los banquetes, se hacen brindis donde se ingiere el contenido de una copa de golpe.

Otro dato muy curioso es que el vino es la sexta bebida alcohólica más consumida en Japón, ya que 490 bodegas españolas exportan vino a este país. Esto se debe al éxito de los bares y restaurantes españoles en Japón.

Si tienes una celebración en casa con amigos, pero se te ha olvidado enfriar la botella y está totalmente caliente no recurras a los cubitos de hielo. Los expertos en gastronomía explican que el hielo altera completamente el sabor original del vino.

En España no se sirve el vino caliente, pero tampoco muy frío. La Organización de Consumidores informa que nunca se debe tomar un vino en torno a 2 o 4 grados, porque no se podrán percibir sus aromas.

Cada tipo de vino tiene unas necesidades de temperatura específicas:

-Los vinos blancos hay que tomarlos a 8-10ºC.

-Los vinos tintos se dividen en dos grupos: los jóvenes, que se deben tomar a 12-14ºC; y los envejecidos, que se deben tomar entre 16 y 18ºC.

-Los vinos espumosos a 6-8ºC.

-Los vinos rosados se sitúan entre los 11 y 13ºC.

Si quieres mantener los vinos a la temperatura adecuada opta por una vinoteca, porque almacena las botellas de vino y mantiene la bebida en sus mejores condiciones.

Esto lo saben bien los profesionales de Vicave que se encargan de fabricar bodegas a medida, botelleros, vinotecas, cavas de vino, bodegas climatizadas, etc.

Estos especialistas explican que antes de comprar una vinoteca debes tener en cuenta cuántas botellas vas a almacenar, es decir, si necesitas una vinoteca grande o pequeña.

También es importante el lugar, ya que una vinoteca que se sitúe en el comedor tendrá particularidades diferentes a las que instalemos en una bodega.

La vinoteca mantiene el vino a la temperatura idónea en comparación con dejarlo en una nevera. Tiene un indicador de temperatura que se puede cambiar por medio de botones y se encuentran en la parte frontal.

Si no sabes dónde instalar la vinoteca. La revista ¡HOLA! explica que «las posibilidades son infinitas, pues las hay sueltas que pueden formar parte del salón o el comedor (hay quien las sitúa incluso en el garaje de casa), y también integrables que puedes colocar bajo la encimera de cocina».

En Navidad no puede faltar un plato de jamón ibérico y una copa de vino. Para el jamón ibérico de bellota lo mejor es elegir un vino con cuerpo y estructura, que pueda soportar su intensidad. Sin embargo, para el jamón ibérico de cebo, escoge un vino más ligero y afrutado.

Para disfrutar de un plato de marisco, te aconsejamos un buen vino blanco, aunque también puedes escoger alguno floral o dulce. ¡Disfruta de un buen vino, pero bebe con moderación!

Mas comentados

Social

Articulos relacionados