Países vinícolas poco conocidos

Países vinícolas poco conocidos

Es de sobra conocido que en la cuenca mediterránea se elaboran la gran mayoría de los mejores vinos a nivel mundial. El clima y la privilegiada situación hacen de países como España, Italia, o Francia, los lugares perfectos para cultivar la vid y producir  vino de primera calidad, no obstante,  y a pesar de que seamos uno de los principales países productores, hay otros lugares donde el vino tiene denominación de origen y es interesante conocerlos.

Argelia, ¿quién nombraría a este país como un buen productor de vino? Tal vez muy poca gente ¿verdad? Sin embargo, es un país con gran tradición vinícola. La elaboración de vino en Argelia se remonta hasta los fenicios y aunque seguimos hablando de un país mediterráneo, ya no es tan común oírlo nombrar hablando de esta bebida alcohólica.

Australia.  Nos pilla un poco lejos ¿verdad? y muy mediterráneo no es, pero este país tiene pasión por el vino y lo demuestra con el extenso paisaje de viñedos que hay en su territorio. Fabrican todo tipo de vino, desde espumosos hasta los tintos más puros

Austria. Si bien la imagen que tenemos de Austria suele ser de áreas abiertas de campo con mucho espacio dejando a un lado las grandes ciudades, la realidad es que es un país que no solemos relacionar con el vino pero tienen una gran tradición. Son vinos que se parecen mucho a los alemanes, como el Riesling, aunque tienen sus pequeñas diferencias.

Canadá. No es que yo haya estado en ese país pero me lo imagino rodeado de nieve y frío así que ¿cómo podría cultivarse allí buena vid? Pues porque cuenta con una variedad muy original, el Icewine o vino de hielo, muy escaso y dulce, aunque también produce vinos de mesa a base de chardonnay.

Nueva Zelanda. Donde destacan sus Suavignon Blancs. Su clima oceánico, frío y lluvioso, hace que sea perfecto para la vinicultura de clima fresco. Existen 10 centros productores de vino en Nueva Zelanda, con Marlborough afamado por su sauvignon blanc, Gisborne por su chardonnay, y el Central Otago y Martinborough elaborando su reputación para el pinot noir y el pinot gris.

Sudáfrica. Aquí el clima ya se asemeja un poco más al calor del mediterráneo, ¿verdad? De hecho, Sudáfrica es uno de los países productores más antiguos del mundo. Jan Van Riebeeck plantó la primera cepa de vid en 1656.

Ucrania. También con una larga tradición vinícola que se remonta al siglo XIX encontramos vinos dulces sobre todo. A pesar de que no sean tan conocidos como los españoles, los vinos dulces de Ucrania están reconocidos mundialmente por su gran calidad.

Otros países productores son Brasil, Estados Unidos, Japón e incluso Filipinas. Increíble ¿verdad?

En España, no obstante, somos consumidores de vinos nacionales o, como mucho, italianos y franceses en su mayoría. Aunque esto no significa que no llegue alguna joya de otros países, por supuesto. Bocopa, conocida por sus vinos de Alicante, asegura que en su experiencia ha podido constatar que al español le gusta más el vino nacional que el extranjero, por muy bueno que sea, pues hay una especie de nacionalismo orgulloso con este tema que hace que optemos por el vino nacido en nuestras tierras.

Es algo parecido a lo que ocurre con el aceite de oliva virgen extra, puede que el italiano también sea maravilloso, o el griego, pero el español siempre preferirá el fabricado con aceituna “made in Spain”.

Los países con los mejores vinos

Según el diario público, hay ciertos países que siempre cuentan con los mejores caldos, y no es casualidad, pues atribuyen el mérito a ciertas regiones privilegiadas para el cultivo de la vid.

  • Italia: con regiones como la Toscana, el Piamonte, Lombardía, Véneto y Sicilia, auqnue podemos encontrar regiones aptas para el cultivo por todo el país.
  • Francia: donde destacan las áreas de Bordeaus, Borgoña, Champagne, Alsacia y el Valle de Loira.
  • España: con sus ya tan conocidas regiones de Ribera del Duero, La Rioja, Castilla-La Mancha, Navarra, Jerez y el Priorat, sin olvidarnos del fantástico fondillón de Alicante.
  • Estados Unidos: que cuenta con una costa magnífica para los viñedos, como ocurre en California y su conocida región de Valle de Napa, pero también en Whashington, Oregón y Nueva York.

Todo esto viene a demostrar que el vino, como tal y con todas sus variantes y tradiciones, está ya extendido prácticamente en todo el mundo, tanto en consumo como en producción, con sus diferencias por supuesto. ¿Y si en unos años nuestra fama dejara de ser tal para que otro país ocupase el puesto? Esperemos que esto no ocurra ¿verdad?

Deja un comentario