Bustos y monumentos, la mejor manera para vestir nuestros lugares históricos

Bustos y monumentos, la mejor manera para vestir nuestros lugares históricos

España, como todos y todas sabemos, es un país que vive en buena medida del turismo. No es para menos. Nuestra tierra tiene todos los elementos para que así sea. Disponemos de una gran cantidad de costas de primera calidad y de unas temperaturas que son realmente interesantes para disfrutar de un buen verano, de un buen descanso, en definitiva. Además, el nuestro es un país que también es interesante en invierno puesto que disponemos de una gran cantidad de cadenas montañosas para la realización de un deporte como el esquí. No en vano, la localidad de Jaca se ha presentado varias veces para albergar los Juegos Olímpicos de Invierno.

Pero el motivo por el que tanta gente visita España a lo largo del año va más allá de nuestras propias características geográficas. Y es que España es una de las grandes cunas de la civilización occidental. Por eso, tenemos una Historia que es tremenda y que llama la atención de una gran cantidad de gente proveniente de todo el mundo. Imaginaos todos los secretos que guardan ciudades tan históricas como lo son Salamanca, Toledo, Alcalá de Henares, Burgos, Valladolid, Barcelona, Tarragona, Cartagena, Sevilla… La verdad es que tenemos un país de bandera.

Es evidente que, desde las instituciones públicas, se procura por todos los medios que todos los lugares históricos que sean susceptibles de ser visitados por todo tipo de personas se acondicionen lo mejor posible. Es una manera de ganar imagen ante el resto del mundo y reforzar la posición de nuestra nación en el mercado turístico internacional. Además, es un asunto que promueve todo tipo de gobierno y que se suele hacer bastante bien en España. Y esto es algo por lo que nos debemos congratular a nosotros mismos.

Una de las mejores maneras de vestir un lugar que ha sido histórico es la de hacer accesibles a los visitantes los bustos con las figuras de sus protagonistas. Y eso en España lo sabemos bien, porque es una técnica que solemos emplear bastante. No en vano, en nuestro país existen bustos de diferentes reyes o escritores repartidos por toda nuestra geografía que ayudan a ilustrar un determinado acontecimiento histórico a todos aquellos que visitan el lugar en el que se produjo. En Bustos Personalizados nos comentan que son numerosos los Ayuntamientos que confían en su labor para elaborar bustos de cara a su ubicación en los lugares más reseñables de su municipio e intentar atraer, de ese modo, a una mayor cantidad de turistas.

La verdad es que una técnica como esta funciona. Son muchos los municipios y las ciudades de nuestro país que tuvieron a alguien famoso en sus calles y que le rinden homenaje a través de la composición de un monumento o busto. Aprovecharse de ello para incentivar que la gente acuda hasta sus restaurantes, lugares emblemáticos y demás tiendas es una buena manera de hacer que se potencie la imagen del municipio. Se trata, como veis, de una estrategia de marketing.

España, una referencia turística mundial

No cabe la menor duda de que nuestro país es una de las grandes referencias turísticas a nivel mundial. Lo pone de manifiesto una noticia de El Periódico, que indicaba que, en el año 2019, visitaron nuestro país un total de 83’7 millones de personas, un dato que implicaba un crecimiento del 1’1% con respecto a los datos que dejó tras de sí el año 2018. Está claro que esto supone un avance considerable y una bolsa de oxígeno para seguir creyendo en lo que hacemos a pesar de la situación ocasionada por el coronavirus.

Otra noticia, en este caso del portal web del diario 20 Minutos, informaba de que, en el año 2018, España fue el segundo país más visitado de todo el mundo con un total de 82’7 millones de turistas. Esto deja bien claro que somos esa referencia que os indicábamos antes, todavía algo lejos de Francia, que ocupa la primera posición con más de 89 millones de turistas, pero una referencia al fin y al cabo. Desde luego, tenemos claro cuál es el camino a seguir para intentar seguir estando donde nos corresponde en materia turística.

Queda mucho camino por recorrer hasta que recuperemos los niveles previos a la pandemia, pero en España tenemos todos los ingredientes para seguir siendo de los mejores países del mundo en materia turística. Y la gente lo sabe, así que no dudará dónde acudir cuando, por fin, la normalidad absoluta vuelva a nuestras vidas. Es algo que todo el mundo está deseando y que, desde luego, terminará llegando tarde o temprano. Hasta entonces, podemos seguir trabajando en acondicionar nuestros lugares. Es la mejor manera que podemos encontrar para mantener nuestra posición en este mercado y seguir estando entre los países más visitados del mundo.

Deja una respuesta