Entre frikis anda el juego…

Entre frikis anda el juego…

En mi época ser friki significaba tener un círculo reducido de amigos, no ser muy bueno en deportes pero sí con los ordenadores y tener una afición obsesiva hacia algo concreto que bien podía ser una película, una serie de televisión, los videojuegos o los comics manga. En mi escuela, de hecho, había una chica que estaba aprendiendo japonés sólo para poder leer los comics en su versión original… seguramente habrá llegado muy lejos. Sin embargo, a día de hoy, casi todo el mundo es friki de algo y, de hecho, está de moda serlo.
Los ancianos, un tesoro para nuestra sociedad

Los ancianos, un tesoro para nuestra sociedad

Normalmente, tendemos a pensar que la cultura es un factor que viene asociado a cada persona en función del lugar en el que reside o en el que ha nacido. Y no es para menos, porque está claro que una persona nacida en Senegal no tiene nada que ver en lo que a su educación, religión y posición social se refiere. Ni siquiera dos personas que viven en barrios situados geográficamente muy próximo tienen una cultura idéntica. Tenemos una tendencia a olvidar que dos personas que tienen una edad diferente tienen una cultura radicalmente diferente a pesar de que hayan nacido en el mismo lugar o a pesar de que sean padres e hijos.