Las lavanderías de autoservicio están en auge

Las lavanderías de autoservicio están en auge

Todos estábamos acostumbrados a ver en las películas de Hollywood las típicas lavanderías de autoservicio. En España había algunas, pero eran caso algo testimonial y la mayoría en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona.

En caso es que, desde no hace muchos años, las lavanderías de este tipo han comenzado a crecer de forma espectacular. Estamos ante un sector que es de utilidad para muchísimos sectores. Empresas, residencias, Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, por decir unas cuantas suelen utilizarlas, pues son máquinas eficientes y que permiten tiempos cortos en unos ciclos de lavado que dan magníficos resultados, con los que poderse ahorrar un dinero importante en cuanto a los suministros.

¿Qué ventajas suponen este tipo de lavanderías de autoservicio?

Lo primordial es el gran ahorro al hacer la colada, ya que cuando se lava o secan las prendas en estos lugares, es más económico que si optamos por hacerlo en nuestra casa.

El crecimiento de estas lavanderías ha hecho que podamos encontrarlas en multitud de barrios. Sus clientes son de lo más variopintos, pues van desde los típicos turistas a los jubilados o hasta gente del mundo empresarial que buscan esta clase de alternativas para poder secar o realizar el lavabo de toda clase de textiles que son necesarios en sus actividades.

Mucha gente se ha terminado dando cuenta de que es posible tener un ahorro considerable de dinero con estas lavanderías y que incluso también pueden ahorrar un precioso tiempo que pueden emplear en otro tipo de actividades o simplemente destinarlo a su tiempo de ocio y descanso.

Cuando se pone una lavadora en el hogar, podemos llegar a lavar hasta incluso ocho kg de prenda de ropa como máximo, donde como media el tiempo suele ser de una hora de lavado, a lo que deberemos sumar otro tipo de variables, caso del tiempo en que se tiene que secar como el de las prensas.

Si se hace una colada en una lavandería de autoservicio, podemos incluso lavar en un ciclo de lavado del orden de entre 10 y 17 kilos. Una vez terminamos de lavar la ropa, podemos meterla inmediatamente en la secadora.

En unos cincuenta minutos de la lavandería automática se puede salir con la ropa ya limpia y también seca, lo que puede hacer que haya que guardarla o plancharla en su caso.

Cuando se calcule lo que puede llegar a costar hacer una colada en una de estas lavanderías de carácter automático, se puede ver cómo algunos aspectos, caso del lavado o secado de cada kilo de ropa puede llegar a salir a unos céntimos de euros, lo que es más barato que los clásicos lavados que hacemos en nuestros hogares.  Con todo ello se puede ahorrar detergente, luz y agua. Se acabó el tener que estar pagando cantidades ingentes de dinero cuando se quiere tener la ropa limpia por completo.

Las lavanderías automáticas hacen posible el secado y lavado de por ejemplo las mantas o cortinas por escaso dinero y en poco tiempo, por lo que podemos aprovechar para leer el móvil o una revista.

De los motivos más importantes que hay para acudir a este tipo de establecimientos es el ahorro económico, algo que al acabar el mes o durante el mismo, siempre se agradece.

Cuando lavamos en nuestro hogar, lo normal es estar pensando en el dinero que se gasta en la lavadora, la luz o el agua cada vez que lo usamos, mas el dinero invertido mensualmente en el detergente.

No es solo el factor económico como tal, puesto que cuando acudimos a un centro de lavado para hacer la colada, el ahorro de tiempo es algo constatable. Puedes olvidarte de tener que esperar a que las prendas se sequen al aire.

¿Cuáles son las razones de su aumento en nuestro país?

No hay que ser sociólogo o periodista para caer en la cuenta qué esta clase de negocios han aumentado en España de forma considerable. Es algo que podemos ver con solo pasear por las ciudades españolas, donde mucha gente lo que hace es ir a la lavandería de autoservicio y ahorrarse una buena cantidad de dinero.

Existen algunos casos en los que es evidente que no hay demasiado espacio en las casas, por lo que optar por que las tareas de lavado se realizan en un tipo de negocio como la lavandería de autoservicio es una inmejorable salida.

Cuando se deben elegir los establecimientos, siempre es bastante interesante el optar por los que tengan buena fama y esté próximos a donde vivamos, de tal manera que así no se pueda perder tiempo a la hora de desplazarse, algo que siempre es recomendable, en especial en las ciudades grandes.

Por lo general, estos establecimientos tienen una capacidad de unos cien metros cuadrados, donde la mayor parte de las paredes suele estar repleta de lavadoras y secadoras, incluso en algunos casos estando unas encima de otra.

En muchas escasea el personal, donde este tipo de lavanderías lo que suelen hacer es acoger diariamente a todo aquel que no quiere hacer la colada en su casa.

Si atendemos al uso normal que tienen estas lavanderías de autoservicio, podemos ver cómo han nacido en los barrios donde existe un mayor porcentaje de población inmigrante, sitios en los que generalmente suelen tener los vecinos una cultura mayor de utilización de esta clase de servicios.

Todo este crecimiento en la demanda que hay actualmente sobre esta clase de negocio, hace que estas lavanderías que se gestionan en formato de autoservicio, han ido creciendo en estas zonas.

Los clientes, cuando empiezan a ir a la lavandería comienzan lavando las típicas prendas como las sábanas, porque como tienen un tamaño tan grande que las lavadoras industriales son las más adecuadas para lavarlas. Todo ello lleva a que de forma progresiva se termina incluyendo el resto de la colada que tengan en casa.

En el plano económico, por lo general, en el sector, los precios suelen estar entre los cuatro y los diez euros por cada colada, algo que dependerá, como es lógico de la lavandería que sea y de la propia capacidad que pueda tener la lavadora. Hablamos de unas cifras que son sin duda menores de las que se terminan pagando por el agua de una colada en nuestro hogar o de si compramos una lavadora. Algo interesante que ayuda es que suelen ser unos locales que hablan todos los días del año, lo que ayuda a que se puedan captar mayor número de clientes.

¿Qué es necesario a la hora de querer montar una lavandería de autoservicio?

Lo mismo que ahora podemos comprar cualquier clase de productos o pedir la cena desde la comodidad del sofá, también podemos contar con nuestro propio negocio sin que tengamos que salir de casa.

Las inversiones al principio que se deben hacer para poder montar uno de estos negocios suele situarse entre los 15.000 y los 50.000 euros, con la ventaja de que tampoco van a precisar de demasiadas supervisiones en materia de personal, solo habrá que estar atentos en cuanto al mantenimiento. En estos casos, existe un número de teléfono donde los usuarios pueden llamar al personal del local.

Un negocio interesante

Las lavanderías de autoservicio, como nos dicen los responsables de Lavatur, una de las de mayor actividad en nuestro país, suelen estar ubicadas donde mejor les puede venir a los clientes, por lo que, debido a ello, creen que estar situados próximos a hostales, o sitios de moda o dónde hay mucho tráfico de personas es interesantes.

Los negocios van adaptándose a los nuevos tiempos

Corren tiempos de cambios y las nuevas generaciones han ido haciendo que los negocios tengan que adaptarse a las nuevas necesidades.  En países como el nuestro, que no eran de los que eran muy proclives a este tipo de establecimientos, también se ha visto como las nuevas necesidades globales han hecho que muchos usuarios sean fieles a la utilización de las lavanderías de autoservicios.

Está claro que Internet está siendo también un motor importante a la hora de que los usuarios terminen animándose a optar por este tipo de establecimientos. No son muchos los que utilizan Google para encontrar realmente en qué consisten estas lavanderías.  Como decíamos al principio, todos vemos las películas, pero una cosa es ver algo en la pantalla y otra es conocer cómo funciona de verdad.

Se hace necesario conocer las tarifas, los tiempos de lavado, y demás aspectos, así como las comodidades o el poder buscar dónde podemos encontrar son determinantes y aquí es donde se recomienda a los usuarios que se “remanguen”, de cara a que puedan elegir unas opciones realmente que respondan a sus necesidades.

Al final, lo verdaderamente determinante es que las lavanderías de autoservicios, más que seguir como una moda, parecen una vida con muchísimo futuro, tal y como en muchos países anglosajones llevan décadas de buen servicio y han terminado estabilizándose.

Así que ya sabes, si realmente estás en duda, este tipo de lavanderías no solo hace que economices, también ayuda a poder disponer de ese tiempo tan necesario en una vida tan estresante como llevamos todos en la actualidad.

Deja un comentario