Protege tu casa del calor en función de su orientación

Protege tu casa del calor en función de su orientación

Le ha costado, pero por fin ha llegado y como siempre, ha hecho una entrada triunfal por la puerta grande, y aquellos que pedían calor, ahora se arrepienten, y solo quieren deshacerse de el, o al menos, dentro de sus casas. Que para ir a la playa está muy bien, que te vayas y listo o te vas al chiringuito a llenarte bien de birras y tapas. Pero si por fuerza, has de quedarte en casita, con el calor de estos días, lo vas a pasar muy mal si no la tienes bien acondicionada. Pues bien, si tu vivienda es un horno, sigue leyendo este post, porque te vamos a dar algunos truquillos para enfriarla un poco. Agarra el abanico y ¡vamos allá!

Cómo acabar con el calor dentro de casa

Lo primero que has de saber que el tema de la orientación de tu vivienda es fundamental, y de ello dependerá en buena parte que tu casa sea más o menos horno, e igualmente influye en la cantidad de luz natural que reciba. El caso, es que el sol mola solo en invierno, pero la típica casa mona, con buenas vistas, grandes cristaleras y tal y cual, al llegar el verano se convierten en un auténtico invernadero.

Y es que a pesar de lo luminosas que son las casas con cristaleras y las espectaculares vistas que puedan ofrecer, lo cierto es que si no cuentan con un buen sistema que proteja la vivienda de las radiaciones directas, y siempre teniendo en cuenta su orientación, durante los meses de verano te puedes morir de calor. Es , por tanto, vital, instalar un buen toldo, aseguran en Toldos Clot, una empresa familiar que desde 1986 viene ofreciendo el mejor trato a todos y cada uno de sus clientes y clientas, así como los mejores productos. Y como tienen taller propio, pueden venderlos a precios realmente económicos. En su amplia catálogo, tienen toldos de todo tipo y cada vez, van incluyendo más, a medida que aparecen cosas nuevas en el mercado. Si los necesitas, sus técnicos se desplazarán a tu domicilio y te harán un presupuesto.

Como hemos dicho anteriormente, según esté orientada tu casa pasarás más o menos calor en la misma. Si tu casa está orientada al Norte, no recibe radiaciones solares directas, y por lo tanto, en verano no parecerá un horno y no tendrás que protegerla con nada, porque el calor no se acumula en los muros, provocando el efecto invernadero. Si toda tu casa está orientada al Norte, estás de suerte.

Si tu casa está orientada al Este, esto es, por donde sale el sol, solo recibirá radiaciones a las horas en los que los rayos solares son más débiles. En este caso puedes proteger las ventanas con un toldo o bien, abrirlas y echar las cortinas para que atrapen las radiaciones. Si la mayor parte de la vivienda está orientada al Este, y abres y cierras ventanas, cortinas y persianas, correctamente, puede que no necesites ningún tipo de protección extra.

Las casas orientadas al Sur, son las más soleadas, pero lo bueno es que al estar el sol tan alto, con un simple todo, ya estará bien protegida, sin necesidad de meterse en instalaciones de aire acondicionado ni nada de eso.

Pero si tu casa está orientada al Oeste, entonces sí, puede decirse que has estado en el infierno. El solo se pone por el Oeste, así que te comes las horas en las que más aprieta el sol y tu vivienda se convertirá en un auténtico horno cuando llega el verano. Si tienes cristaleras, creerás estar en un invernadero. En este caso, cualquier medida de protección contra el calor, es poca. Coloca toldos, baja bien las persianas durante las horas de más calor, y ventila bien la casa por las noches. Si es posible, deja todas las ventanas abiertas, para que refresque y si puedes, consigue un ventilador de estos nuevos que echan agua o mejor todavía, instala un sistema de aire acondicionado. Cuando las casas están orientadas al Oeste, es necesario protegerlas a lo bestia, porque el sol calienta como tal. No olvides que debes hidratarte y consumir alimentos que contengan agua.

Además de la orientación, hay que tener en cuenta la altura del edificio. Si vives en las más altas, tendrás más calor que si vives en las plantas más bajas. Igualmente es importante si tienes edificios enfrente que te protejan de los rayos solares o si tus ventanas son de calidad.

Deja un comentario