Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Aprender divirtiéndose hace de la música una experiencia inolvidable

En la vida, hay experiencias que nos marcan por completo y que van a definir quiénes somos y si hemos aprovechado al máximo nuestra existencia. Siempre podemos recordar la primera vez que conducimos un coche, alguna ocasión en la que marcamos un gol en un partido de fútbol o la primera vez que leímos a nuestro autor o autora literaria favorita. Cualquiera de esas experiencias nos puede marcar como persona y servir de frontera entre lo que éramos antes y en lo que nos hemos convertido ahora. Ese punto de nuestra vida nunca se olvida y merece ser recordado con todo el cariño que seamos capaces de ofrecer y acumular.

En los párrafos que siguen, vamos a hablar de una de las experiencias que sin duda marcan a todas aquellas personas que la realizan y que la viven. Nos referimos, como no podía ser de otra manera, al hecho de tocar un instrumento musical. Esta es una de las cosas que recomendamos hacer a cualquier persona en algún momento de su vida. Es como aquello que se dice cuando afirmamos que antes de morir hay que plantar un árbol y escribir un libro. Pues bien, a nosotros nos gusta añadir lo importante que puede llegar a ser para una persona aprender a tocar un instrumento musical con independencia del momento en el que se encuentre de su vida.

Antes de nada, creemos que es necesario decir que nadie debe descartar la posibilidad de ser bueno o buena en el mundo de la música. Existe una tendencia generalizada a que una persona piense de sí misma que no es aprovechable a la hora de tocar un instrumento musical… incluso antes de haber aprendido a tocarlo. Siempre debemos probar. Nunca sabemos como si nos va a dar algo si ni siquiera hemos hecho el ademán de probarlo y ver si nos parece más fácil o más complicado de lo que nos imaginábamos en un principio. Si un instrumento musical nos llama poderosamente la atención, lo que debemos hacer de manera prácticamente automática es general la oportunidad de tocarlo y ver qué nos parece.

¿Qué hubiese pasado si Slash nunca hubiese intentado aprender a tocar la guitarra? Pues que los Guns and Roses jamás hubiesen tenido la oportunidad de generar himnos como Sweet child of mine o Welcome to the jungle. ¿Y si Phil Lynott nunca hubiese creído que podía ser bueno tocando el bajo? En este caso, Thin Lizzy jamás hubiera existido. El mundo de la música está repleto de personas que una vez decidieron probar que les parecía un instrumento y terminaron viviendo de ello y siendo figuras reconocidas a nivel mundial gracias al instrumento por el que decidieron apostar en un momento dado de su vida.

En una información publicada en la revista The Luxonomist se indicaba cuáles son los cinco instrumentos más tocados en la actualidad, que son los que os vamos a mencionar a continuación:

  • El líder indiscutible en esta categoría es la guitarra. Existen muchos tipos de guitarras y si decidiéramos hablar de cada tipo en concreto podríamos escribir el artículo más largo de la Historia. Nos podemos quedar con que esta es la preferencia de un buen porcentaje de las personas que deciden en algún momento probar con un instrumento para ver si tienen arte en sus dedos.
  • El piano es el segundo en importancia en este sentido. Tiene una capacidad muy poderosa de llamar la atención, aunque sí que es cierto que en España es bastante menos común encontrarse con alguien que quiera aprender a tocar el piano que en otros países de nuestro continente, especialmente los situados en la Europa central, Escandinavia o Rusia.
  • El violín se sube al cajón del bronce por méritos propios. Es un instrumento que ha calado en muchas ocasiones entre generaciones jóvenes y que resulta agradable en todo tipo de composiciones musicales.
  • La trompeta es uno de los que más triunfan en España. Es bastante común en bandas municipales de música y también en innumerables cofradías de Semana Santa.
  • En lo que a la percusión se refiere, es la batería la que se lleva el gato al agua. Se trata de un instrumento que requiere de una coordinación corporal muy grande y que garantiza un mayor disfrute entre las personas que deciden tocarla.

Es importante ser feliz con el instrumento que uno toca. Y es que ese va a ser el compañero que tengamos a lo largo de nuestra trayectoria, al que debemos cuidar y respetar y el que tiene la llave de nuestro éxito. Saber comprender cuáles son sus posibilidades y sus necesidades es algo que nos va a ayudar a establecer una relación de confianza con él. Y ya sabéis que, cuando existe esa confianza, es mucho más fácil que las notas que emanan de él y que nosotros hemos propulsado vayan acorde a lo que queremos.

El estudio de la música y de un instrumento musical en concreto es una de esas experiencias que todo el mundo merecería vivir en algún momento concreto de su vida. Es algo único y fascinante, que si se trabaja correctamente puede además derivar en un futuro profesional brillante. En Método All Mozart, método que diseñó el centro educativo Píccolo Escola de Música y Liceu de Música Ciutat de Mislata, reconocen que este éxito depende en buena medida de que las personas que estudien música aprendan divirtiéndose. El hecho de aunar los conceptos “aprender” y “diversión” es una garantía de éxito como la que no hay igual.

Imaginaos que vuestros hijos e hijas disfrutan al máximo de tocar un instrumento musical determinado y que además están aprendiendo una barbaridad al mismo tiempo que disfrutan de esa experiencia. ¿No os haría felices que así fuera? ¿No se os dibujaría una sonrisa prácticamente eterna en los labios al comprobar la felicidad con la que vuestros descendientes se van desarrollando como personas y como posibles profesionales en el campo de la música? Son muchas las personas y las familias que tienen esta oportunidad delante pero que la desechan porque creen que triunfar en un campo como el de la música es complicado. Pero es que para todo hay una complicación en esta vida. Nada es fácil y nada es gratis. Hay que intentarlo.

Que sepáis que tocar un instrumento… es sexy 

Tocar un instrumento hace que una persona sea mucho más interesante de lo que podría ser de otra manera. No es algo que hayamos descubierto nosotros, sino que estamos citando una noticia que vamos a compartir con todos vosotros y vosotras a continuación y que procede de la página web del periódico El Confidencial. Uno de los motivos por los cuales tocar un instrumento es algo que genere atracción es porque vemos a la persona que lo toca como una especie de héroe y que tiene conexión con todos aquellos genios que se han subido al escenario alguna vez y que han hecho las delicias del público.

Son muchos los y las cantantes, guitarristas, bajistas, pianistas, baterías o saxofonistas que no han sido precisamente agraciados en lo que a físico se refiere y que han sido considerados como personas muy interesantes a causa de su profesión. Ni que decir tiene que para ser un buen profesional en el campo de la música lo primero que debemos buscar es que nos guste el instrumento con el que estamos trabajando. Lo de sexy, aunque es cierto que es un añadido que nos puede parecer muy guay y que de hecho es algo bastante molón, es secundario. Si nos gusta el tipo de música en el que estamos implicados, la parte del trabajo que nos toca a nosotros y además de todo eso nos gusta sentirnos deseados o deseadas, mejor que mejor.

En definitiva, y como habéis podido leer en los párrafos anteriores, la música es una experiencia en sí misma. Y lo mejor de todo es que todas y cada una de las personas que nos encontramos con vida en la actualidad tenemos la oportunidad de descubrirla y de formar parte de ella. A muchas personas no les atraerá la posibilidad de tocar un instrumento musical. No pasa nada. Pero a otra parte de esa población sí que le puede resultar de interés conocer más a fondo todo lo que tiene que ver con un mundo tan maravilloso como el musical.

Nunca es demasiado tarde para aprender a tocar un determinado instrumento musical. Porque nunca es demasiado tarde para encontrar aquello que nos hace realmente felices y que nos va a poner en todo momento una sonrisa en nuestra boca. Os animamos encarecidamente a que, si creéis que es la música lo que os puede hacer mejor vuestra vida, probéis a aprender a tocar el instrumento que más os guste. La vida puede cambiar por completo para vosotros y por supuesto para mejor. Si el objetivo de toda vida es que sea lo más feliz y lo más alegre posible, la música es una vía para tratar de conseguirlo.

 

Mas comentados

Social

Articulos relacionados