El poder de la construcción española, devenido del propio comportamiento de nuestra población

El poder de la construcción española, devenido del propio comportamiento de nuestra población

La economía española tiene una serie de características de las que no disponen otras economías mundiales, ni siquiera las que geográficamente se encuentran cerca de la nuestra, como lo pueden ser las de los países de la Unión Europea. No cabe la menor duda de que España tiene una serie de rasgos identificativos en materia cultural y eso ha tenido una influencia, no cabe duda, para que haya determinados sectores de producción que se hayan desarrollado en mayor parte que los mismos sectores en otros lugares de este mundo. En España, el mejor ejemplo de ello es el sector de la construcción.

Desde mediados del siglo XX, España lleva siendo una potencia bastante interesante en todo lo que tiene que ver con la construcción. Por aquel entonces, éramos un país que no terminaba de estar desarrollado, que todavía vivía las consecuencias una terrible guerra como lo fue la Guerra Civil. Desde luego, fue a partir de los años 50 cuando la cosa empezó a cambiar y empezamos a ver la posibilidad de crecer económicamente a través de un sector como este y del turismo, que siempre han tenido una cierta relación que, cuanto mejor se ha desarrollado, más beneficios ha importado al interior de nuestras fronteras.

Y, en la actualidad, la construcción es uno de los grandes sectores de producción de este país. Así lo hace saber una noticia que fue publicada en el portal web de la agencia de noticias Europa Press, que hablaba de que esa producción había crecido en un 4’7% en el año 2019, hasta sumar un total de 129.900 millones de euros de facturación, una cifra que no es baladí y que pone de manifiesto que esta actividad se ha recuperado tras la crisis económica que tuvo que sufrir desde el año 2008 hasta prácticamente el 2016.

El dato que os acabamos de dar mejora incluso a lo que había previsto para ese 2019. Una noticia que fue publicada en el portal web del diario La Vanguardia indicaba que el sector de la construcción en España crecería el doble que la media de la zona europea y apuntaba que ese crecimiento sería del 4’6%, algo que ha terminado superándose por una décima. La verdad es que estos indicadores traen buenas noticias y, además, hay que decir que las previsiones apuntan a que el sector seguirá creciendo en los próximos años.

La cultura y la forma de vida de un país está directamente ligada a la economía del mismo. Y, en lo que respecta a España, desde hace varias décadas es bastante común que muchas familias dispongan de segundas residencias o residencias de verano. Eso ha hecho que, de una manera o de otra, se haya desarrollado un potente sector de la construcción. Los profesionales de una entidad como lo es Aluminios Franco, especializados en la provisión de perfiles de aluminio para este tipo de labores, nos han comentado que, en efecto, esa tendencia de disponer de dos residencias le ha dado, tradicionalmente, un impulso muy grande a todo lo que respecta a la industria de la construcción.

La rehabilitación, una nueva forma de plantear la construcción

Es cierto que el espacio con el que cuenta un determinado territorio es limitado y que, por ende, la construcción tiene un límite, no puede construir y construir sin cesar. Creemos que ese fue uno de los motivos que, de alguna manera, hizo que la crisis llegara en el año 2008 con mayor ahínco a este sector. Creemos que hay otra manera de enfocar este asunto, que es a través de la rehabilitación de edificios, que es un campo que ya han explorado otros países de nuestro entorno.

La rehabilitación de edificios tiene algo que la convierte en algo más apto que la construcción desde cero. Por una parte, resulta más barata que tener que tirar un edificio y empezar a hacerlo de cero. Y el aspecto económico ya sabemos que siempre tiene un gran peso en la toma de decisiones en todo el mundo. Por otro lado, es bastante claro que la rehabilitación puede completarse en mucho menos tiempo que una obra nueva. Y la reducción de plazos también tiene una relevancia que no nos podemos olvidar a la hora de decidir.

La construcción ha sido, es y será relevante en nuestro país. Y, desde luego, que sea así no es casualidad, sino que es el resultado del modo que tenemos de comportarnos en este país. Estamos convencidos de que a los españoles y las españolas nos seguirá gustando disponer de segundas residencias, ya sea en alguna costa o en nuestro pueblo natal, por lo que es evidente que la construcción va a seguir siendo elemental ya sea para edificar esas casas o para reformarlas.

Deja una respuesta